Actualidad

01/12/2016

En Madrid churros, en Andalucía 'calentitos'

En Madrid churros, en Andalucía 'calentitos'

Tomar churros con chocolate en Fuencarral Madrid es uno de los placeres que a diario podemos disfrutar quienes tenemos la suerte de vivir en la capital de España o en su área de influencia; nos gustan y los disfrutamos porque estamos convencidos de que los de Madrid son los mejores.

Con una buena ración de churros o porras y una tacita de chocolate, se hace realidad la conocida leyenda popular que proclama aquello de que 'de Madrid, al cielo'. Y más tomando churros con chocolate en Fuencarral Madrid.

Sabemos que se trata de un tipo de manjar con el que se desayuna en muchas partes de España e incluso del mundo. Y no en todas con el mismo nombre.

En Andalucía occidental, Huelva, Sevilla y Cádiz, reciben el nombre popular de calentitos. "Voy a por calentitos" se oye por las mañanas, seguramente por el rechazo que en esa tierra produce el churro frío o recalentado; cuando la gente dice que quiere calentitos, lo dice con todas las de la ley, de hecho, todavía hoy alguna churrería tradicional de Sevilla se autoproclama como 'calentería'.

Una 'calentería' muy importante ha sido la del arco del Postigo, que ha dado servicio por espacio de 150 años, gracias al trabajo de cinco generaciones, y que echó el cierre el pasado mes de mayo con motivo de la jubilación de su propietaria, Ángela, poseedora de la medalla de la ciudad. Cuentan que las veces que Juan Carlos I se hospedó en El Alcázar, envió por las mañana a un ordenanza a comprar los 'calentitos' de Ángela.

Pero hay más nombres para los churros, en Jaén son los 'tallos' y en Granada y Málaga los 'tejeringos'. Y en Córdoba, justamente, Jeringos.

Fuera de España también se consumen, como en EE.UU., Sudamérica y Francia. En Francia se conocen como 'chichis'. En la Churrería Chocolatería Las Farolas de Veredillas, simplemente como churros.