Actualidad

29/03/2017

El chocolate no viene de París... sino de México

El chocolate no viene de París... sino de México

Nada hay más placentero que degustar unos churros con chocolate en Madrid centro. Se reconfortan el alma y el cuerpo a partes iguales. ¿Te has planteado alguna vez que el chocolate no es un producto de nuestro país? Es originario de México, donde según cuenta la leyenda el dios Quetzalcoalt regalo el árbol del cacao a los hombres, que años después se bautizaría con el nombre de Theobroma cacao, lo que significa "alimento de los dioses" en griego. 

Para la sociedad azteca fue un alimento de gran importancia y también fue utilizado como moneda de cambio. Lo tomaban líquido y lo mezclaban con especias. El resultado era una bebida energética a la que llamaban tchocolatl, nombre muy parecido al de chocolate. Después, Hernán Cortés desembarcó en la costa de México en 1519 y los aztecas liderados por el emperador Moctezuma II creyeron que era la reencarnación del dios Quetzalcoalt y le agasajaron ofreciéndole el tchocolatl. Así Hernán Cortés descubre el chocolate y es introducido en España a través de los religiosos que viajaban con él, ya como bedida endulzada y caliente. 

La infanta española Ana de Austria cayó en brazos del amor por el chocolate, y al casarse con el rey de Francia Luis XIII, llegó a la corte francesa esta dulce costumbre, de modo que se arraigó tanto en la corte española como en la francesa la costumbre de tomar chocolate. Se extendió después por todo el viejo continente. 

La primera producción mecánica de chocolate se hizo en Barcelona en 1777 y en 1819 suizo François-Louis Cailler creó la primera fábrica de chocolate. 

En Churrería Chocolatería Las Farolas de Veredillas tenemos el mejor chocolate de Madrid. 

Ven a degustar nuestros churros con chocolate en Madrid centro.